lunes, 30 de noviembre de 2009

Valientes.

Si alguien pensara que ahora mismo están volando sobre nuestras cabezas un millón de gusanos pensaría que estaría volviéndose loco. Pero es así. Esos animalejos han sido unos de los protagonistas de la última misión del transbordador Atlantis, que acaba de regresar a la Tierra el pasado viernes 27 de noviembre.
A cinco mil kms por hora entró el Atlantis en nuestra atmósfera, después de once días en el espacio, junto a la Estación Espacial Internacional. Estamos tan acostumbrados ya a estas noticias que hemos perdido la capacidad de sorprendernos. Pero yo no. Yo me maravillo que este cacharro de 93 toneladas pueda salir del planeta subir una mijita, a 385 kms de altura, allí dónde se encuentra la EEI (ISS), y luego entrar a esa gran velocidad, para en cuatro minutos reducirla a 320 kms/hora.
¿Qué sentirán los cuerpos de los astronautas en semejante desacelaración?
No podemos olvidar lo sucedido a otros transbordadores, uno al salir y otro al entrar: el Challenger y el Columbia.
De nuevo ha salido bien y es un éxito. Y cualquier día cuando menos lo esperemos, algo cambiará en nuestras vidas gracias a la Estación Espacial Internacional. Una vacuna. Un medicamente. Algo. Y todo posible, por los que subieron y arriesgaron sus vidas. Valientes. Eso es lo que son. Valientes.




2 comentarios:

belijerez dijo...

Si que son valientes no cabe duda. ¿Qué me dices de la valentía de la mujer saharaui en huelga de hambre?

Saludos y gracias por compartir.

Alfonso dijo...

Pues no te digo nada, porque esto es un blog de Astronomía :)